Se pueden curar las metástasis óseas, se pueden curar las metástasis óseas.

Se pueden curar las metástasis óseas, se pueden curar las metástasis óseas.

  1. Olivia Pagani.
  2. William Wood.
  3. Marco Colleoni.
  4. Tanja Cufer.
  5. Stella Kyriakides.
  6. Alberto Costa.
  7. Eric P. Winer.
  8. Fátima Cardoso y
  9. en nombre del Grupo de Tareas ESO-MBC
  1. Afiliaciones de los autores: Instituto de Oncología del sur de Suiza, Ospedale Italiano, Viganello, Lugano, Suiza (OP); Grupo Suizo para Clinical Cancer Research (SAKK), Berna, Suiza (OP); Departamento de Oncología y Radioterapia, Universidad de Medicina de Gdansk, Gdansk, Polonia (ES); Departamento de Cirugía, Emory University School of Medicine, Atlanta, GA (WW); Unidad de Investigación Médica Senología, Instituto Europeo de Oncología, Milán, Italia (MC); Departamento de Oncología Médica, Clínica Universitaria de Golnik, Golnik, Eslovenia (TC); Coalición contra el Cáncer de Mama Europea, Nicosia, Chipre (SK); Escuela Europea de Oncología, Milán, Italia (AC); Unidad de Mama Fundación Maugeri, Pavia, Italia (AC); Departamento de Oncología Médica, Dana-Farber Cancer Institute, Brigham y Hospital de Mujeres, Harvard Medical School, Boston, MA (EPW); Departamento de Oncología Médica, Instituto Jules Bordet, Bruselas, Bélgica (FC)
  1. Correspondencia a:
    Fátima Cardoso, MD, Departamento de Oncología Médica, Instituto Jules Bordet, Boulevard de Waterloo, 125, 1000 Bruselas, Bélgica (e-mail: fatima.cardoso@bordet.be).
  • Revisión recibieron 20 enero, 2010.
  • Aceptado 21 sin enero, 2010.

Abstracto

La Escuela Europea de Oncología metastásica del cáncer de mama (ESO-CBM) Grupo de Trabajo abordó el manejo de estos pacientes en sus primeras recomendaciones de consenso, que dice: “Un pequeño pero muy importante subgrupo de pacientes con MBC, por ejemplo aquellos con una lesión metastásica solitaria, puede lograr una remisión completa y una larga supervivencia. Un enfoque más dinámico y multidisciplinar debe ser considerado para estos pacientes seleccionados. Se necesita un ensayo clínico frente a esta situación específica “(9).

Identificación de MBC pacientes adecuados para el tratamiento curativo

El comportamiento clínico impredecible de MBC refleja la heterogeneidad biológica de la enfermedad. Por lo tanto, la tarea principal es identificar los modelos predictivos y pronósticos que facilitan la selección de los pacientes susceptibles de beneficiarse de las opciones curativas.

Definición de curación y puntos finales apropiados

La supervivencia a largo plazo puede reflejar simplemente la naturaleza indolente de la enfermedad, más que el impacto de la terapia. Sin embargo, “cura” no significa necesariamente que destruir todas las células del cáncer, sino más bien hacer que la enfermedad inofensiva (sin efectos adversos clínicamente significativos) durante períodos prolongados (13), que a menudo se pueden conseguir con tratamientos menos tóxicos tales como agentes hormonales o específicas. Otros criterios de valoración clínicos, tales como la respuesta del tumor, el control de la enfermedad, o el tiempo de progresión a menudo se utilizan para reemplazar la supervivencia global (SG) en la capacidad de evaluar el beneficio a largo plazo de las estrategias de tratamiento seleccionados (14, 15). Es importante destacar que, el objetivo último en administración de MBC es prolongar la duración de la vida, mientras que el mantenimiento de una buena calidad de vida. Por lo tanto, los nuevos criterios de valoración deben ser definidos para evaluar esta definición global de la cura.

El papel del tratamiento sistémico

Muchos informes de los ensayos clínicos prospectivos examinan los efectos de la endocrina, citotóxicos, específica, o la combinación de tratamientos en MBC. A pesar de la respuesta inicial, la mayoría de los pacientes desarrollan enfermedad progresiva dentro de 12-24 meses, la mediana de supervivencia de las enfermedades endocrinas no sensible o resistente CBM es de 18-24 meses, y menos del 5% de los pacientes viven 5 años.

Sin embargo, algunos pacientes que logran una RC permanecen libres de enfermedad manifiesta por períodos prolongados, a veces incluso más allá de 20 años (16, 17). Estos supervivientes a largo plazo suelen ser jóvenes y tener un buen estado funcional y la enfermedad metastásica limitada. A pesar de que esta fracción representa una minoría de pacientes (entre el 1% y el 3%), este hallazgo desafía la creencia común de que MBC Es mortal y plantea la cuestión de la posibilidad de curación de esta enfermedad. En este sentido, la comunidad oncológica a menudo se divide en las actitudes aparentemente opuestos. Por un lado, están los que creen que todos los pacientes merecen el tratamiento más intensivo disponible, incluso si están asintomáticos y en cualquier coste de los efectos secundarios, para ofrecerles la pequeña posibilidad de lograr un CR duradera. Por otro lado, hay quienes creen que sólo la paliación se puede ofrecer a estos pacientes porque MBC es virtualmente incurable. Una visión más equilibrada es una cualidad del enfoque orientado a la vida, la elección de tratamientos personalizados con un riesgo razonable para beneficiar relación y teniendo en cuenta la actitud del propio paciente para guiarlos hacia una terapia más o menos intensa.

Una mejora del sistema operativo se muestra en los últimos dos cohortes de pacientes con MBC en comparación con los 20 años anteriores (2, 3). En un estudio basado en la población de 2150 pacientes de Columbia Británica (3), las mujeres tratadas en 1999-2001 tenían una supervivencia significativamente mejor que aquellos tratados en el período 1997-1998 (mediana de 667 días y 564 días, respectivamente), y las dos cohortes tenido estadística y significativamente mejor supervivencia que los pacientes tratados en 1991-1992 y 1994-1995 (mediana de 438 días y 450 días, respectivamente). Las mayores diferencias en la supervivencia en las dos últimas cohortes fueron atribuidos a la introducción de los inhibidores de la aromatasa, taxanos y trastuzumab. La pregunta sigue en el número de pacientes, estas mejoras permitirán obtener realmente cura.

La mayoría de los datos sobre la supervivencia a largo plazo en MBC provienen de estudios consecutivos realizados en la Universidad de Texas MD Anderson Cancer Center. En una serie de 1581 pacientes tratados con la primera línea de la doxorrubicina en dosis estándar consecutiva y alquilantes combinaciones de agentes entre 1973 y 1982, 263 (16,6%) pacientes lograron una RC y 49 (3,1%) permanecieron libres de la enfermedad durante más de 5 años ( 18). Después de un seguimiento medio de 191 meses, 26 pacientes (1,5%) se mantuvo en la primera RC y cuatro pacientes murieron en RC después de 118-234 meses. Se observó una disminución sustancial en el riesgo de progresión después de aproximadamente 3 años desde el inicio del tratamiento, cayendo a un sostenido 2% después de 4 años, por lo tanto, haciendo hincapié en la necesidad de largo plazo de seguimiento de MBC. El número de sitios metastásicos fue menor en los pacientes con RSC a largo plazo que en la población total del paciente o en el grupo total de CR. La tasa de RC fue similar en pacientes con receptores de estrógenos (ER) -positivo (14%) y los tumores ER-negativos (11%), pero los pacientes con enfermedad con RE positivos tenido, en general, estadísticamente significativamente mejor supervivencia y el sistema operativo libre de progresión ( 19). Otra serie de 438 pacientes tratados dentro de los nueve ensayos aleatorios informó que, en general, de 49 (11%) de los pacientes que consiguieron una CR, sólo uno (0,2%) disfrutaron de una CR a largo plazo (20).

La mayoría de los pacientes de MBC de primera línea en los estudios históricos no habían recibido quimioterapia previa (18 -20). En comparación con ellos, los pacientes en las series modernas mayoría de recaída después de la quimioterapia adyuvante y por desgracia demostrar la respuesta más baja y las tasas de supervivencia (21).

En conclusión, un creciente número de ensayos clínicos aleatorios documentar mejoras estadísticamente significativas en el control de la enfermedad con quimioterapia moderna en MBC. Además, un pequeño pero reconocible subconjunto de pacientes logra una remisión a largo plazo.

¿Existe una función para la quimioterapia de alta dosis?

Varios ensayos han puesto a prueba la hipótesis de que las altas dosis de quimioterapia (HDC) con autólogo de médula ósea o de células madre periféricas puede mejorar la supervivencia en mujeres con MBC. La última revisión Cochrane sistemática (28), publicado en 2005, examinó seis ensayos controlados aleatorios que comparan la eficacia de HDC (438 pacientes en total) con la quimioterapia convencional (412 pacientes). No se encontraron diferencias estadísticamente significativas en la SG se muestra entre la dosis alta y los grupos de control en 1, 3, o 5 años, a pesar de una diferencia estadísticamente significativa en la supervivencia libre de eventos a favor del grupo de dosis alta a 1 y 5 años de seguimiento arriba. En conclusión, debido a la grave toxicidad de HDC y la ausencia de un beneficio probado, la recomendación final era evitar la estrategia de dosis alta fuera de ensayos clínicos (28). Los recientes ensayos aleatorios también confirmaron, en poblaciones de pacientes no seleccionados, la falta de un beneficio de la HDC ya sea por adelantado o como consolidación después de la respuesta a la quimioterapia de inducción estándar (29 -35).

“Adyuvante” Terapia sistémica después del tratamiento local

El papel de la terapia sistémica adyuvante después de tratamiento local de metástasis solitarias (resección quirúrgica o la terapia de radiación) se ha investigado en muchos ensayos no aleatorizados. La adición de la terapia sistémica se basa en el supuesto de que existen micrometástasis en la mayoría de estos pacientes, y podrían ser erradicados en al menos algunos de ellos.

La mayor experiencia con la terapia sistémica adyuvante después del tratamiento local de las metástasis a distancia individuales proviene de una serie de intentos consecutivos, incluyendo 285 pacientes (la mayoría de los cuales tenían recurrencia locorregional solo) realizados en el MD Anderson Cancer Center (36 -39). En los tres ensayos “basada en antraciclina”, supervivencia a 20 años libre de enfermedad (DFS) y OS alcanzaron el 26%, lo que confirma la posibilidad de lograr un control de la enfermedad a largo plazo. Entre los 53 pacientes con metástasis a distancia, 12 (23%) lograron el control de la enfermedad a largo plazo (6). En el más reciente ensayo “basada en docetaxel”, entre los 26 pacientes (12 de los cuales tenían una recaída única locorregional), SLE y la SG a 5 años fueron del 34% y 59%, respectivamente, con resultados menos favorables en el subgrupo con metástasis a distancia (6 ). En estos ensayos, un grupo de control simultáneo con ninguna quimioterapia no se consideró apropiado, y los resultados se compararon con los datos históricos de la misma institución, que mostró una tasa de SSE de 15 años de sólo el 3%.

La quimioterapia regional

La capacidad de entregar mayores concentraciones de fármacos citotóxicos a los sitios tumorales aisladas hace la quimioterapia regional una posible alternativa en pacientes con solo focos metastásicos, especialmente si no se prestan a otros tratamientos locales. Se han notificado pequeñas series de casos de la terapia intraarterial hepática regional en pacientes con metástasis hepáticas aisladas de cáncer de mama (42 -45). la reducción del tumor a veces puede ser dramático y puede hacer que los pacientes candidatos a resección hepática con intención curativa, potencialmente resultando en SSE a largo plazo (46).

El papel del tratamiento local

Cirugía en tumor primario en la presencia de enfermedad metastásica

MBC el momento del diagnóstico constituye 3,5% y el 7% de todos los nuevos cánceres de mama (46); este problema aparentemente marginal implica unos 7000 nuevos pacientes cada año en los Estados Unidos solamente, hasta el 50% de los cuales tienen (T1-T3) tumores primarios operables a nivel local (47). Tradicionalmente, este grupo de pacientes se logró principalmente con modalidades sistémicos, lo que limita los tratamientos locales para el tratamiento paliativo de la enfermedad local y / o regional no controlada (en forma de la denominada “mastectomía toilette” o radioterapia de dosis baja).

Varias series evaluó el papel del tratamiento local para el tumor primario en pacientes con MBC el momento del diagnóstico (Tabla 1) (50, 55, 62, 63, 64, 66). Es importante destacar que, en los pacientes con márgenes quirúrgicos positivos, la cirugía no añade ningún beneficio en la supervivencia sustancial en comparación con los pacientes que no se sometieron a cirugía.

A cirugía del tumor primario en pacientes con cáncer de mama metastásico *

Curiosamente, el porcentaje de pacientes sometidos a cirugía del CBM para el tumor primario en todas estas series es sorprendentemente alto, que van del 37% al 61,3% (49, 50). Estos porcentajes reflejan el cambio en curso, a pesar de la falta de datos que confirmen aleatorios, en el papel percibido de la cirugía del cáncer de mama en presencia de la enfermedad metastásica. Como ya se ha mencionado, las características de MBC han cambiado y por lo tanto la comparación con controles históricos y la aplicabilidad de los criterios de edad para la operabilidad claramente necesita reevaluación. En general, los pacientes sometidos a cirugía tienen más probabilidades de ser más jóvenes, con tumores endocrinos de respuesta más pequeños y más a menudo tener un solo sitio metastásico sin implicación visceral. Por lo tanto, el beneficio de la cirugía puede, al menos en parte, ser atribuido a los sesgos de selección, como derivación quirúrgica de los pacientes con un mejor estado general, los tumores primarios menos avanzados, menor carga de la enfermedad metastásica, y una mejor respuesta al tratamiento sistémico (49, 53 ). La pregunta es si estos pacientes vivido más tiempo debido a la extirpación del tumor o tenían sus tumores removidos debido a una mayor supervivencia predicha (67). Un sesgo de publicación de los informes de preferencia los estudios positivos tampoco se puede excluir (49). Sin embargo, los resultados de los análisis multivariables, que controlan para estos factores de confusión, sugieren consistentemente un beneficio de supervivencia para el tratamiento local óptima del tumor primario. Todavía quedan muchas preguntas sin resolver, incluyendo los que los pacientes podrían beneficiarse más de la cirugía y cuál es su óptima sincronización y el mejor tratamiento sistémico para estos pacientes seleccionados (51, 53, 68).

En conclusión, existe una mayor parte de los datos retrospectivos que sugieren la importancia del tratamiento local del tumor primario y que recomiendan encarecidamente que los ensayos aleatorios bien realizados se llevan a cabo en este entorno. Uno de estos ensayos se está desarrollando en el marco del esfuerzo conjunto de mama International Group y la American Intergroup Norte. A la espera de datos de estos estudios, la cirugía de tumor primario de mama se puede considerar como un tratamiento de morbilidad relativamente barato y bajo, lo que puede ofrecer un control local rápida y tiene un potencial de beneficio en la supervivencia, siempre que se realiza de manera óptima.

Cirugía de cáncer de pulmón y metástasis hepáticas

Varias series han informado de pulmón y metástasis de hígado en la resección MBC (Tablas 2 y 3): la mayoría de los datos son de pequeñas series de pacientes recogidas durante muchos años. El mayor conjunto de datos proviene del Registro Internacional de Metástasis Pulmonares y presenta los resultados de metastasectomıa pulmonar en 467 pacientes con cáncer de mama (70). La resección completa fue posible en el 84% de los pacientes y dio lugar a una supervivencia media de 37 meses (SG a 5 años = 38%, de 10 años OS = 22%).

La resección de metástasis pulmonares de cáncer de mama *

La resección de metástasis hepáticas de cáncer de mama *

la resección pulmonar en pacientes con MBC, además de su potencial valor terapéutico, es también una herramienta de diagnóstico importante, especialmente en pacientes con sospecha de la primera recidiva, lo que permite el diagnóstico diferencial con los segundos cánceres primarios de pulmón y lesiones benignas (13, 81). La proporción de las lesiones no resultó ser metástasis de cáncer de mama en diferentes gamas de la serie del 7% al 66% (70, 73 -75, 79, 80, 82, 95, 96). A medida que la morbilidad y la mortalidad de la resección pulmonar ha disminuido sustancialmente durante las últimas décadas, este procedimiento potencialmente beneficioso puede ser discutido en un grupo seleccionado de pacientes (69 -71, 81).

La cirugía para extirpar metástasis hepáticas es una modalidad de tratamiento aceptado en pacientes con cáncer colorrectal (97). Su papel en el cáncer de mama es, sin embargo, mucho menos reconocido. En varias series de la resección hepática por metástasis de cáncer de mama, la supervivencia media fue entre 14,5 a 63 meses y la supervivencia a 5 años del 14% al 61%, en general, comparando bien con los pacientes tratados en forma no quirúrgica. La mayoría de las series publicadas, sin embargo, describen pacientes extremadamente seleccionados, constituyendo 1% o menos de los pacientes de MBC tratados durante los respectivos períodos de tiempo (83, 88, 90, 98). Como ejemplo, en la serie de Pocard et al. (86), todos los pacientes estaban asintomáticos y se identificaron a través de programas de vigilancia intensiva.

Curiosamente, a diferencia de las metástasis pulmonares, donde la mayoría de los pacientes resecados desarrollaron recurrencia fuera del pulmón o con la enfermedad diseminada, en el caso de resecciones hepáticas, la mayoría de las recidivas se presentan en el hígado (96). resección repetida da resultados favorables en algunos de estos pacientes (83). Es importante destacar que los criterios de selección para la cirugía constituyen factores pronósticos favorables per se: por lo tanto, los resultados presentados deben ser vistos con precaución a pesar de que la seguridad de la resección hepática ha mejorado en las últimas décadas (89, 96).

La ablación por radiofrecuencia es una modalidad de tratamiento relativamente nuevo que utiliza energía térmica para inducir la necrosis de coagulación en las células tumorales. control local efectiva se puede lograr en las lesiones solitarias de menos de 3 cm de diámetro; Por lo tanto, esta terapia ofrece las tasas de supervivencia prometedores en pacientes sin enfermedad extrahepática visceral o con metástasis óseas individuales (99, 100, 101). La gestión local de cerebro y metástasis óseas será objeto de un manuscrito por separado.

En resumen, los datos disponibles demuestran resultados favorables en un subconjunto de pacientes sometidos a terapia local “radical” para la enfermedad metastásica. El sesgo de selección y el carácter retrospectivo de los datos disponibles no permiten la generalización de los resultados, y el uso de estos enfoques deben ser individualizados.

conclusiones

Los datos que se presentan, en general, parecen sugerir la posibilidad de un enfoque terapéutico curativo, multidisciplinario durante al menos una fracción de los pacientes con MBC limitada. La evidencia definitiva de los ensayos aleatorios controlados prospectivos que falta; los datos disponibles provienen esencialmente de serie retrospectiva, la mayoría con relativamente pocos pacientes incluidos.

Nuevos marcadores predictivos de la sensibilidad a los tratamientos seleccionados y criterios de evaluación innovadores para evaluar la eficacia del tratamiento a largo plazo serán los requisitos previos esenciales para hacer frente a la complejidad biológica y la heterogeneidad de la MBC. El objetivo final es optimizar la eficacia de las estrategias terapéuticas individualizadas.

Muy importante, todas las opciones de tratamiento disponibles deben ser discutidas con el paciente individual con una explicación clara de la relación riesgo-beneficio. También es importante reconocer que la definición de “sobreviviente de cáncer de mama” ha evolucionado y está sujeta a diferentes interpretaciones. En el pasado, superviviente fue utilizado casi exclusivamente para describir a alguien que estaba libre de la enfermedad 5-10 años después del diagnóstico. Más recientemente, se ha convertido en un concepto dinámico que afirma la posibilidad de que la calidad de vivir después de un diagnóstico de cáncer de mama, por lo tanto, que incluye también la maximización de la salud y bienestar si se produce recurrencia y mientras vive con la enfermedad metastásica.

Sobre la base de los datos disponibles, el CBM-ESO Grupo de Trabajo mantiene su recomendación original comunicado: “Un pequeño pero muy importante subgrupo de pacientes con MBC, por ejemplo, los que tienen una lesión metastásica solitaria, se puede lograr una remisión completa y una larga supervivencia. Un enfoque más dinámico y multidisciplinar debe ser considerado para estos pacientes seleccionados. Se necesita un ensayo clínico frente a esta situación específica “.

Notas al pie

Pagani O. y E. Senkus son co-autores principales.

Los autores declaran que no tienen intereses en competencia.

  • El Autor © 2010. Publicado por Oxford University Press.

Este es un artículo de acceso abierto distribuido bajo los términos de la licencia Creative Commons Reconocimiento No comercial (http://creativecommons.org/licenses/by-nc/2.5), que permite sin restricciones el uso no comercial, distribución y reproducción en cualquier medio, siempre que la obra original es debidamente citados.

referencias

  1. Andre F.
  2. Slimane K.
  3. Bachelot T.
  4. et al

. El cáncer de mama con metástasis sincrónicas: tendencias en la supervivencia durante un período de 14 años. J Clin Oncol 2004; 22 (16): 3.302-3.308.

  1. Giordano SH.
  2. Buzdar UA.
  3. Smith TL.
  4. et al

. Está mejorando la supervivencia del cáncer de mama? Cáncer 2004; 100 (1): 44-52.

  1. Chia SK.
  2. Speers CH.
  3. D’Y. yachkova
  4. et al

. El impacto de los nuevos agentes quimioterapéuticos y de la hormona sobre la supervivencia en una cohorte de base poblacional de mujeres con cáncer de mama metastásico. Cáncer de 2007; 110 (5): 973-979.

  1. Mahner S.
  2. Schirrmacher S.
  3. Brenner W.
  4. et al

. Comparación entre la tomografía por emisión de positrones usando 2- [flúor-18] fluoro-2-desoxi-D-glucosa, la exploración convencional y la tomografía computarizada para la estadificación del cáncer de mama. Ann Oncol 2008; 19 (7): 1249-1254.

  1. Hodgson Carolina del Norte.
  2. Gulenchyn KY

. ¿Hay un papel para la tomografía por emisión de positrones en la estadificación del cáncer de mama? J Clin Oncol 2008; 26 (5) 712 – 720.

  1. Hanrahan EO.
  2. Broglio KR.
  3. Buzdar UA.
  4. et al

. tratamiento de modalidad combinada para las recurrencias aislados de carcinoma de mama: actualización de 30 años de experiencia en la Universidad de Texas, M. D. Anderson Cancer Center y la evaluación de los factores pronósticos. Cáncer 2005; 104 (6): 1158-1171.

  1. Kataja V.
  2. Castiglione M

. en nombre del Grupo de Trabajo de las Pautas de la ESMO. recurrente o metastásica del cáncer de mama localmente: recomendaciones clínicas ESMO para el diagnóstico, tratamiento y seguimiento. Ann Oncol 2008; 19 Supl 2. II11 – ii13.

  1. Tait CR.
  2. Waterworth A.
  3. Loncaster J.
  4. et al

. El estado oligometastásica en el cáncer de mama: la hipótesis o la realidad. Mama 2005; 14 (2): 87 – 93 del Tratado.

  1. Andreopoulou E.
  2. Hortobagyi GN

. Los factores de pronóstico en el cáncer de mama metastásico: éxitos y retos hacia la terapia individualizada. J Clin Oncol 2008; 26 (22): 3660 hasta 3662.

  1. Dawood S.
  2. Broglio K.
  3. V. Valero
  4. et al

. Las células tumorales circulantes en el cáncer de mama metastásico: de estratificación pronóstica a la modificación del sistema de estadificación? Cáncer de 2008; 113 (9): 2422-2430.

  1. Singletary SE.
  2. G. Walsh
  3. Vauthey JN.
  4. et al

. Un papel para la cirugía curativa en el tratamiento de pacientes seleccionados con cáncer de mama metastásico. Oncólogo de 2003; 8 (3) 241 – 251.

  1. Burzykowski T.
  2. Buyse M.
  3. Piccart-Gebhart MJ.
  4. et al

. Evaluación de la respuesta del tumor, control de la enfermedad, la supervivencia libre de progresión y el tiempo de progresión como posibles criterios indirectos en el cáncer de mama metastásico. J Clin Oncol 2008; 26 (12): 1987-1992.

  1. Miksad RA.
  2. Zietemann V.
  3. Gothe R.
  4. et al

. La supervivencia libre de progresión como criterio indirecto en el cáncer de mama avanzado. Int J Technol Evaluar Health Care 2008; 24 (4): 371-383.

  1. O’Shaughnessy J

. La extensión de la supervivencia con la quimioterapia en el cáncer de mama metastásico. Oncólogo de 2005; 10 Suppl 3. 20 – 29.

  1. Tomiak E.
  2. Piccart M.
  3. Mignolet F.
  4. et al

. Caracterización de la respuesta completa a la quimioterapia de combinación para el cáncer de mama avanzado: un estudio retrospectivo Grupo de mama EORTC. Eur J Cancer 1996; 32A (11): 1876-1887.

  1. Greenberg PA.
  2. Hortobagyi GN.
  3. Smith TL.
  4. et al

. A largo plazo de seguimiento de los pacientes con remisión completa después de la quimioterapia de combinación para el cáncer de mama metastásico. J Clin Oncol 1996; 14 (8): 2197-2205.

  1. Rahman ZU.
  2. Frye DK.
  3. Smith TL.
  4. et al

. Resultados y largo plazo de seguimiento de 1581 pacientes con carcinoma de mama metastásico tratados con dosis estándar de quimioterapia con doxorrubicina. Cáncer 1999; 85 (1): 104-111.

  1. Decker DA.
  2. Ahmann DL.
  3. Bisel HF.
  4. et al

. con respuesta completa a la quimioterapia en el cáncer de mama metastásico. Caracterización y análisis. JAMA 1979; 242 (19): 2075-2079.

  1. Pierga JY.
  2. Asselain B.
  3. Jouve M.
  4. et al

. Efecto de la quimioterapia adyuvante en los resultados en pacientes con carcinoma de mama metastásico tratados con quimioterapia de primera línea que contiene doxorubicina. Cáncer 2001; 91 (6): 1079-1089.

  1. Bruzzi P.
  2. Del Mastro L.
  3. Sormani MP.
  4. et al

. respuesta objetiva a la quimioterapia como un potencial punto final sustituto de la supervivencia en pacientes con cáncer de mama metastásico. J Clin Oncol 2005; 23 (22): 5117 a 5125.

  1. Hackshaw A.
  2. A. Knight
  3. Barrett-Lee P.
  4. Leonard R

. marcadores indirectos y la supervivencia en las mujeres que recibieron quimioterapia de primera línea combinación con antraciclinas para el cáncer de mama avanzado. Br J Cancer 2005; 93 (11): 1215-1221.

  1. Piccart-Gebhart MJ.
  2. Burzykowski T.
  3. Buyse M.
  4. et al

. Los taxanos solos o en combinación con antraciclinas como tratamiento de primera línea de pacientes con cáncer de mama metastásico. J Clin Oncol 2008; 26 (12): 1980-1986.

  1. Ghersi D.
  2. Wilcken N.
  3. Simes RJ

. Una revisión sistemática de los regímenes que contienen taxanos para el cáncer de mama metastásico. Br J Cancer 2005; 93 (3): 293-301.

  1. F. Cardoso
  2. Di Leo A.
  3. Lohrisch C.
  4. Bernard C.
  5. F. Ferreira
  6. Piccart MJ

. líneas segunda y siguientes de la quimioterapia para el cáncer de mama metastásico: ¿Qué hemos aprendido en las últimas dos décadas? Ann Oncol 2002; 13 (2): 197-207.

  1. Jackisch C

. cáncer de mama metastásico HER-2 positivo: la optimización de la terapia basada en trastuzumab. Oncólogo de 2006; 11 Suppl 1. 34 – de 41.

  1. Farquhar C.
  2. Marjoribanks J.
  3. Basser R.
  4. et al

. la quimioterapia de alta dosis y la médula ósea autóloga o de células madre versus quimioterapia convencional para mujeres con cáncer de mama metastásico. Revisión Cochrane 2005; (3): CD003142.

  1. Frick M.
  2. Gluz O.
  3. et al

. Ensayo aleatorio de un solo en comparación con la quimioterapia de alta dosis seguida de trasplante tándem de células madre autólogas en pacientes con cáncer de mama metastásico quimioterapia y minúsculas. J Clin Oncol 2006; 24 (24): 3.919 a 3.926.

  1. Crump M.
  2. Gluck S.
  3. Tu D.
  4. et al

. Ensayo aleatorio de la quimioterapia de dosis alta con apoyo de células madre de sangre periférica autóloga en comparación con la quimioterapia de dosis estándar en mujeres con cáncer de mama metastásico: NCIC MA.16. J Clin Oncol 2008; 26 (1): 37-43.

  1. P. Schmid
  2. Schippinger W.
  3. Nitsch T.
  4. et al

. Por adelantado tándem de dosis altas de quimioterapia en comparación con la quimioterapia estándar con doxorrubicina y paclitaxel en el cáncer de mama metastásico: resultados de un ensayo aleatorio. J Clin Oncol 2005; 23 (3): 432-440.

  1. Vredenburgh JJ.
  2. Madan B.
  3. Coniglio D.
  4. et al

. Un ensayo de fase III aleatorizado, comparativo de la consolidación inmediata con quimioterapia de alta dosis y apoyo de células progenitoras de sangre periférica autóloga con la observación con retardo de consolidación en las mujeres con cáncer de mama metastásico y sólo metástasis ósea después de la quimioterapia de inducción intensiva. Transplante de Médula Ósea de 2006; 37 (11): 1009-1015.

  1. Biron P.
  2. M. Durand
  3. Roché H.
  4. et al

. Pegase 03: un estudio prospectivo aleatorizado de fase III de ensayos de FEC con o sin tiotepa en dosis altas, la ciclofosfamida y el trasplante autólogo de células madre en el tratamiento de primera línea del cáncer de mama metastásico. Transplante de Médula Ósea de 2008; 41 (6) 555 – 562.

  1. Kurian S.
  2. Qazilbash M.
  3. Fay J.
  4. et al

. La respuesta completa después de la quimioterapia de alta dosis y transplatation de células madre hematopoyéticas autólogas en metastásicos resultados de cáncer de mama en beneficio de supervivencia. J mama 2006; 12 (6): 531-535.

  1. Vredenburgh JJ.
  2. Coniglio D.
  3. Broadwater G

. Consolidación con combinación de dosis alta agentes con trasplante de médula ósea de alquilación mejora significativamente la supervivencia libre de enfermedad en cáncer de mama metastásico insensible a hormonas en remisión completa en comparación con la quimioterapia de dosis estándar intensiva sola. Biol Blood Marrow Transplant 2006; 12 (2): 195-203.

  1. Buzdar UA.
  2. Blumenschein GR.
  3. Smith TL.
  4. et al

. quimioinmunoterapia adyuvante después de la terapia regional para las recurrencias aisladas de cáncer de mama (estadio IV NED). J Surg Oncol 1979; 12 (1): 27 – 40.

  1. Buzdar UA.
  2. Blumenschein GR.
  3. Montague ED.
  4. et al

. enfoque de modalidad combinada en el cáncer de mama con metástasis aisladas o múltiples. Am J Clin Oncol 1984; 7 (1): 45 – 50.

  1. Holmes FA.
  2. Buzdar UA.
  3. Kau SW.
  4. et al

. enfoque de modalidad combinada para los pacientes con recurrencias aisladas de cáncer de mama (IV-NED): la experiencia M. D. Anderson. Dis mama 1994; 7. de 7 – 20.

  1. E. Rivera
  2. Holmes FA.
  3. Buzdar UA.
  4. et al

. Fluorouracilo, doxorrubicina y ciclofosfamida seguido de tamoxifeno como tratamiento adyuvante para pacientes con estadio IV de cáncer de mama sin evidencia de enfermedad. J mama 2002; 8 (1): 2-9.

  1. Nieto Y.
  2. Cagnoni PJ.
  3. Shpall EJ.
  4. et al

. Fase II de prueba de altas dosis de quimioterapia con trasplante de células madre autólogas para el estadio IV cáncer de mama con enfermedad metastásica mínima. Clin Cancer Res. 1999; 5 (7): 1731-1737.

  1. Nieto Y.
  2. Nawaz S.
  3. Jones RB.
  4. et al

. modelo pronóstico de recaída después de la quimioterapia de dosis alta con trasplante de células madre autólogas para la etapa IV del cáncer de mama oligometastásica. J Clin Oncol 2002; 20 (3): 707-718.

  1. Fraschini G.
  2. Fleishman G.
  3. Yap HY.
  4. et al

. infusión arterial hepática percutánea de cisplatino para el cáncer de mama metastásico. Rep Cancer Treat 1987; 71 (3): 313-315.

  1. Fraschini G.
  2. Fleishman G.
  3. Charnsangavej C.
  4. Carrasco CH.
  5. Hortobagyi GN

. 5 días de infusión continua de vinblastina para la quimioterapia arterial hepática percutánea para el cáncer de mama metastásico. Rep Cancer Treat 1987; 71 (11): 1001-1005.

  1. Fraschini G.
  2. Charnsangavej C.
  3. Carrasco CH.
  4. Buzdar UA.
  5. KW Jabboury.
  6. Hortobagyi GN

. la infusión arterial hepática percutánea de cisplatino vinblastina para refractario carcinoma de mama metastásico en el hígado. Am J Clin Oncol 1988; 11 (1): 34-38.

  1. Malayeri R.
  2. Wein W.
  3. Zielinski C

. administración intrahepática eficaz de gemcitabina tras el fracaso de la doxorubicina en el cáncer de mama metastásico. Eur J Cancer 1997; 33 (14): 2435.

  1. Camacho LH.
  2. Kurzrock R.
  3. Un Cheung

. Estudio piloto de paclitaxel regional, hepática intra-arterial en pacientes con carcinoma de mama metastásico en el hígado. Cáncer de 2007; 109 (11): 2190-2196.

  1. Ries L.
  2. Eisner M.
  3. Kosary C.
  4. et al

. SEER revisión de estadísticas del cáncer, 1975-2000. Bethesda, MD. Instituto Nacional del Cáncer; 2003. http://seer.cancer.gov/csr/1975_2000.

  1. madera WC

. La cirugía de mama en el cáncer de mama avanzado: control local en presencia de metástasis. Mama 2007; 16 Supl 2. S63 – S66.

  1. Khan SA

. ¿Tiene la resección de un primario de mama intacta mejora la supervivencia en cáncer de mama metastásico? Oncología 2007; 21 (8): 924-931.

  1. Khan SA.
  2. Stewart AK.
  3. Morrow M

. Confiere a la terapia local intensiva mejora la supervivencia en cáncer de mama metastásico? Cirugía 2002; 132 (4): 620-626.

  1. Babiera GV.
  2. R. Rao
  3. Feng L.
  4. et al

. Efecto de la extirpación del tumor primario en pacientes con cáncer de mama que se presentan con enfermedad en estadio IV y un tumor primario intacto. Ann Surg Oncol 2006; 13 (6): 776-782.

  1. Los campos RC.
  2. Jeffe DB.
  3. Trinkaus K.
  4. et al

. La resección quirúrgica del tumor primario se asocia con una mayor supervivencia a largo plazo en pacientes con estadio IV de cáncer de mama después de controlar el sitio de la metástasis. Ann Surg Oncol 2007; 14 (12): 3345-3351.

  1. Morrow M.
  2. Goldstein L

. La cirugía del tumor primario en el cáncer de mama metastásico: cerrar la puerta del establo después de que el caballo se ha escapado? J Clin Oncol 2006; 24 (18): 2694-2696.

  1. Sinha P.
  2. Clements VK.
  3. Miller S.
  4. Ostrand-S Rosenberg

. inmunidad tumoral: un acto de equilibrio entre la activación de células T, la activación de macrófagos y la supresión inmune inducida por el tumor. Cancer Immunol Immunother 2005; 54 (11): 1137-1142.

  1. Gnerlich J.
  2. Jeffe DB.
  3. Deshpande AD.
  4. et al

. La extirpación quirúrgica del tumor primario aumenta la supervivencia global en pacientes con cáncer de mama metastásico: análisis de los datos SEER 1988-2003. Ann Surg Oncol 2007; 14 (8): 2187-2194.

  1. Flanigan RC.
  2. Salmon SE.
  3. Blumenstein BA.
  4. et al

. Nefrectomía seguida de interferón alfa-2b en comparación con interferón alfa-2b sola para el cáncer de células renales metastásico. N Engl J Med 2001; 345 (23): 1655-1659.

  1. Hotta T.
  2. Takifuji K.
  3. Arii K.
  4. et al

. Los posibles predictores de supervivencia a largo plazo después de la cirugía para los pacientes con estadio IV de cáncer colorrectal. Res contra el cáncer. 2006; 26 (2B): 1377-1383.

  1. Se Young.
  2. Martínez SR.
  3. R Essner

. El papel de la cirugía en el tratamiento del melanoma en estadio IV. J Surg Oncol 2006; 94 (4) 344 – 351.

  1. Retsky M.
  2. G. Bonadonna
  3. Demicheli R.
  4. et al

. Hipótesis: la angiogénesis inducida después de la cirugía en pacientes con cáncer de mama con ganglios positivos premenopáusicas es una razón importante por la cual subyacente quimioterapia adyuvante funciona especialmente bien para aquellos pacientes. Breast Cancer Res. 2004; 6 (4): R372 – R374.

  1. O’Reilly MS.
  2. Holmgren L.
  3. Shing Y.
  4. et al

. La angiostatina: un nuevo inhibidor de la angiogénesis que media la supresión de la metástasis de un carcinoma de pulmón de Lewis. Celda. 1994; 79 (2): 315-328.

  1. Salo M

. Efectos de la anestesia y la cirugía de la respuesta inmune. Acta Anaesthesiol Scand 1992; 36 (3): 201-220.

  1. Rapiti E.
  2. Verkooijen HM.
  3. G. Vlastos
  4. et al

. La extirpación completa del tumor primario de mama mejora la supervivencia de pacientes con cáncer de mama metastásico en el momento del diagnóstico. J Clin Oncol 2006; 24 (18): 2743-2749.

  1. Blanchard DK.
  2. Shetty PB.
  3. Hilsenbeck SG.
  4. Elledge RM

. Asociación de la cirugía con una mejor supervivencia en pacientes en estadio IV de cáncer de mama. Ann Surg 2008; 247 (5): 732-738.

  1. R. Rao
  2. Feng L.
  3. Kuerer HM.
  4. et al

. Momento de la intervención quirúrgica para el primario intacto en pacientes en estadio IV de cáncer de mama. Ann Surg Oncol 2008; 15 (6): 1696-1702.

  1. Khan SA.
  2. Stewart AK.
  3. Morrow M

. Confiere a la terapia local del tumor primario intacto en la etapa 4 del cáncer de mama afecta a la supervivencia? ASCO Proc 2003; 22. 81.

  1. Carmichael AR.
  2. Anderson ED.
  3. Chetty U.
  4. Dixon JM

. Qué cirugía local tiene un papel en la gestión de la etapa IV del cáncer de mama? Eur J Surg Oncol 2003; 29 (1): 17-19.

  1. Olson JA Jr.
  2. Marcom PK

. Beneficiar o sesgo? El papel de la cirugía para extirpar el tumor primario en pacientes con cáncer de mama metastásico. Ann Surg 2008; 247 (5): 739-740.

  1. Alvarado M.
  2. Ewing CA.
  3. Elyassnia D.
  4. Fomentar la RD.
  5. Shelley HE

. Cirugía para la paliación y tratamiento del cáncer de mama avanzado. Surg Oncol 2007; 16 (4): 249-257.

  1. Planchard D.
  2. Soria JC.
  3. Michiels S.
  4. et al

. incierto beneficio de la cirugía en pacientes con metástasis de carcinoma de mama. Cáncer 2004; 100 (1): 28 – 35.

  1. Friedel G.
  2. Pastorino U.
  3. Ginsberg RJ.
  4. et al

. Resultados de metastasectomıa pulmonar por cáncer de mama: los elementos de pronóstico sobre la base de 467 casos del Registro Internacional de Metástasis Pulmonares. Eur J Surg Cardiothoracic 2002; 22 (3): 335-344.

  1. Friedel G.
  2. Linder A.
  3. H Toomes

. La importancia de los factores pronósticos para la resección de metástasis pulmonares de cáncer de mama. Toráci Cardiovascular Surg 1994; 42 (2): 71-75.

  1. Murabito M.
  2. Salat A.
  3. Mueller MR

. La resección completa de las metástasis pulmonares aisladas a partir de resultados de carcinoma de mama en un fuerte aumento de la supervivencia. Minerva del Chir 2000; 55 (3): 121-127.

  1. McDonald ML.
  2. Deschamps C.
  3. DM Ilstrup.
  4. et al

. resección pulmonar por cáncer de mama metastásico. Ann Thorac Surg 1994; 58 (6): 1599-1602.

  1. Livartowski A.
  2. Chapelier A.
  3. Beuzeboc P.
  4. et al

. La extirpación quirúrgica de las metástasis pulmonares de cáncer de la mama: a propósito de 40 pacientes. Cáncer Bull 1998; 85 (9): 799-802.

  1. Tanaka F.
  2. Li M.
  3. Hanaoka N.
  4. et al

. La cirugía de nódulos pulmonares en pacientes con cáncer de mama. Ann Thorac Surg 2005; 79 (5): 1711-1714.

  1. Lanza Los Ángeles.
  2. Natarajan G.
  3. Roth JA.
  4. Putnam JB Jr.

. La supervivencia a largo plazo después de la resección de metástasis pulmonares de carcinoma de mama. Ann Thorac Surg 1992; 54 (2): 244-247.

  1. Staren ED.
  2. Salerno C.
  3. Rongione A.
  4. et al

. resección pulmonar por cáncer de mama metastásico. Arco Surg 1992; 127 (11): 1282-1284.

  1. P. Girard
  2. Baldeyrou P.
  3. Le CT.
  4. Le CA.
  5. Brigandi A.
  6. Grunenwald D

. La cirugía de las metástasis pulmonares. ¿Cuáles son los supervivientes a 10 años? Cáncer 1994; 74 (10): 2791-2797.

  1. McCormack PM.
  2. Bains MS.
  3. Beattie EJ Jr.
  4. Martini N

. resección pulmonar en el carcinoma metastásico. Chest 1978; 73 (2): 163-166.

  1. Rena O.
  2. E. Papalia
  3. E. Ruffini
  4. et al

. El papel de la cirugía en el tratamiento del nódulo pulmonar solitario en pacientes con cáncer de mama. Eur J Surg Oncol 2007; 33 (5): 546-550.

  1. Ludwig C.
  2. Stoelben E.
  3. Hasse J

. supervivencia libre de enfermedad después de la resección de metástasis pulmonares en pacientes con cáncer de mama. Eur J Surg Oncol 2003; 29 (6): 532-535.

  1. Montaña CF.
  2. Khalil KG.
  3. Hermes KE.
  4. OH Frazier

. La contribución de la cirugía para el tratamiento de las metástasis pulmonares tumorales. Cáncer 1978; 41 (3) 833 – 840.

  1. Adam R.
  2. Aloia T.
  3. Krissat J.
  4. et al

. Se justifica la resección hepática en pacientes con metástasis hepáticas de cáncer de mama? Ann Surg 2006; 244 (6): 897-907.

  1. Pocard M.
  2. Pouillart P.
  3. Asselain B.
  4. et al

. La resección hepática por metástasis de cáncer de mama: resultados y el pronóstico (65 casos). Ann Chir 2001; 126 (5): 413-420.

  1. Elias D.
  2. Maisonnette F.
  3. Druet-Cabanac M.
  4. et al

. Un intento de aclarar las indicaciones de hepatectomía por metástasis hepáticas de cáncer de mama. Am J Surg 2003; 185 (2): 158-164.

  1. Pocard M.
  2. Pouillart P.
  3. Asselain B.
  4. R Salmon

. La resección hepática en el cáncer de mama metastásico: resultados y factores pronósticos. Eur J Surg Oncol 2000; 26 (2): 155-159.

  1. R. Raab
  2. Nussbaum KT.
  3. Behrend M.
  4. Un Weimann

. Las metástasis hepáticas de cáncer de mama: resultados de la resección hepática. Res contra el cáncer. 1998; 18 (3C): 2231-2233.

  1. Sakamoto Y.
  2. Yamamoto J.
  3. Yoshimoto M.
  4. et al

. La resección hepática por cáncer de mama metastásico: análisis pronóstico de 34 pacientes. Mundial J Surg 2005; 29 (4): 524-527.

  1. G. Vlastos
  2. Smith DL.
  3. Singletary SE.
  4. et al

. La supervivencia a largo plazo después de un abordaje quirúrgico agresivo en los pacientes con metástasis hepáticas de cáncer de mama. Ann Surg Oncol 2004; 11 (9): 869-874.

  1. Yoshimoto M.
  2. Tada T.
  3. Saito M.
  4. et al

. El tratamiento quirúrgico de las metástasis hepáticas de cáncer de mama. Breast Cancer Res Treat 2000; 59 (2): 177-184.

  1. Elias D.
  2. PH Lasser.
  3. Montrucolli D.
  4. et al

. Hepatectomía por metástasis hepáticas de cáncer de mama. Eur J Surg Oncol 1995; 21 (5): 510-513.

  1. Ercolani G.
  2. Grazi GL.
  3. Ravaioli M.
  4. et al

. El papel de las resecciones hepáticas por metástasis noncolorectal, nonneuroendocrine: experiencia con 142 casos observados. Ann Surg Oncol 2005; 12 (6): 459-466.

  1. Pocard M.
  2. RJ Salmón

. La resección hepática por metástasis de cáncer de mama. El concepto de cirugía adyuvante. Cáncer Bull 1997; 84 (1): 47-50.

  1. Ramming KP

. La cirugía de las metástasis pulmonares. Surg Clin North Am. 1980; 60 (4): 815-824.

  1. Casey JJ.
  2. Stempel BG.
  3. Scanlon EF.
  4. Fry WA

. El nódulo pulmonar solitario en el paciente con cáncer de mama. Cirugía 1984; 96 (4): 801-805.

  1. Báñese DE.
  2. Kaklamanos IG.
  3. Moffat FL.
  4. et al

. Metastasectomía como una estrategia para el tratamiento de citorreductora pulmonar aislada y metástasis hepáticas de cáncer de mama. Surg Oncol 1999; 8 (1): 35 – 42.

  1. Blazer DG III.
  2. Kishi Y.
  3. DM Maru.
  4. et al

. respuesta patológica a la quimioterapia preoperatoria: un nuevo punto final el resultado después de la resección de metástasis hepáticas colorrectales. J Clin Oncol 2008; 26 (33): 5344 – 5351.

  1. Selzner M.
  2. Morse MA.
  3. Vredenburgh JJ.
  4. et al

. metástasis hepáticas de cáncer de mama: la supervivencia a largo plazo después de la resección curativa. Cirugía 2000; 127 (4) 383 – 389.

  1. Jakobs TF.
  2. Hoffmann RT.
  3. Schrader A.
  4. et al

. Guiada por TC ablación por radiofrecuencia en pacientes con metástasis hepáticas de cáncer de mama. Cardiovasc Intervent Radiol 2009; 32 (1): 38 – 46.

  1. Gunabushanam G.
  2. Sharma S.
  3. Thulkar S.
  4. et al

. La ablación por radiofrecuencia de las metástasis hepáticas de cáncer de mama: resultados en 14 pacientes. J Vasc Interv Radiol 2007; 18 (1 pt 1) 67 – de 72.

  1. Sofocleous CT.
  2. Nascimento RG.
  3. Gonen M.
  4. et al

. La ablación por radiofrecuencia en el tratamiento de metástasis hepáticas de cáncer de mama. AJR Am J Roentgenol 2007; 189 (4) 883 – 889.

Artículos relacionados

PUESTOS RELACIONADOS

También te podría gustar...